Nota de la Redacción: Reivindicación de nuestra raza

1

Segunda, 16 de janeiro de 2012


Por Ives Berger

Director del Portal El Guia Latino

Al llegar al Brasil me di con la sorpresa de que el estereotipo de belleza y éxito que se muestra en los programas de televisión , en los comerciales y medios de comunicación seguían los mismo patrones que los del resto de América Latina, el patrón de belleza Europeo, nada contra este patrón pero este representa tan solo una minoría de la población de nuestros pueblos.

Es muy difícil ver a alguien con rasgos originales de nuestra tierra como protagonista o en algún lugar de destaque, esta realidad se multiplica desde México hasta Chile, pero lo que me dejó triste al hacer mi estudio es que algunos medios de comunicación latinos en São Paulo pecan de este mismo mal. Llevó ya más de 20 años de inmigrante, de los cuales viví 10 en Europa y siempre fui orgulloso de mi raza, de mi pueblo, nunca intenté esconder mi origen porque soy orgulloso de este.

Cuando crié El Guia Latino en São Paulo, fue con la finalidad de mostrarle al pueblo Brasileño que al lado, en los paises vecinos, hay un pueblo con mucha cultura y belleza, y no necesariamente la que muestran los patrones impuestos.

Recorrí este mar llamado internet y vi por ejemplo que en la India o China este fenómeno no existe, ellos son orgullosos de ser ellos ¿Por qué no podría ser así aquí?

Al analizar este fenomeno me di cuenta que quien domina los medios de comunicación son los de la elite y ellos no quieren que el pueblo tenga autoestima, porque el autoestima es peligroso, así como la educación.

Vemos casos notorios de discriminación u otros abusos en los medios virtuales alternativos, denunciando lo que los grandes no quieren decir, pero cuando estos ven la gran repercusión en estos medios, se ven obligados a noticiarlo.

Es por eso que hago este llamado para que desde tu tribuna aunque sea pequeña, en tu cuenta de Facebook, Twitter o de cualquier otro medio reivindiques nuestra raza.

Desde aqui El Guia Latino reitera su compromiso de seguir haciéndolo porque:

¡Yo también soy bonito!